Frigoríficos 1 puerta

Conoce los servicios disponibles en tu localidad

FILTRAR

8 Frigoríficos 1 puerta disponibles en Stock

Los frigoríficos de una puerta no son más que frigoríficos que no disponen de congelador, es decir, toda la superficie de este electrodoméstico está dedicada a la refrigeración de tus alimentos. Si tienes pensado hacerte con uno debes tener en cuenta lo siguiente:

Necesidades y espacio

Generalmente el perfil del comprador de los frigoríficos de una puerta es aquel que no necesita un congelador en su día a día y al que le basta con la función de refrigeración. No obstante, también se puede dar el caso de que quieras la gran capacidad que te ofrece una nevera de este tipo y añadir a tu cocina un arcón congelador o similar.

Para ello, deberás tener en cuenta el espacio del que dispones y de si es factible para ti instalar dos electrodomésticos. Si es que no, siempre puedes hacerte con un frigorífico combi o con un frigorífico de dos puertas.  

Medidas

Una vez que tengas claro que el frigorífico de una puerta es para ti, vamos a hablar de las medidas. Unido a su gran capacidad (que abordaremos luego) está su tamaño. La altura media está en torno a 170 cm, aunque también puedes encontrar modelos “mini” de 120 cm hasta frigoríficos de una puerta de 2 metros.

Su anchura suele oscilar entre los 55 y los 60 cm, por lo que no tendrás problemas para adaptarlo a tu espacio disponible. No obstante, también existen algunos modelos con un ancho especial en torno a los 70 cm. Como ves, los hay para todos los gustos y necesidades

Capacidad

En función del tamaño del electrodoméstico su capacidad será mayor o menor. A rasgos generales, los frigoríficos de una puerta pueden almacenar más alimentos que otros tipos ya que hay que tener en cuenta que toda su superficie está dedicada a eso. Así, disponen de entre 250 litros y 400 de capacidad neta.

Por ello, son perfectos para grandes núcleos familiares que tengan necesidades específicas de almacenaje.

Prestaciones adicionales

Los frigoríficos de una puerta tienen un diseño sencillo, pero también incorporan novedosas prestaciones que harán tu día a día más fácil.

  • Botellero y compartimentos. La clave de un frigorífico (sobre todo si es de grandes dimensiones y tiene mucha capacidad) es la organización. Por ello, prácticamente todos los modelos incorporan un botellero y diversos compartimentos para tener todos tus alimentos perfectamente colocados. Además, algunos de los cajones pueden contar con tecnología ExtraFresh (para conservar las frutas y verduras con todas sus propiedades).

  • Tecnología super refrigeración. En algunos modelos la temperatura del interior del frigorífico se puede reducir hasta los 2 grados para que los alimentos que requieran mayor temperatura permanezcan perfectos.

  • Luz LED y alarma. La luz LED de los frigoríficos de una puerta te ayudará a encontrar aquel alimento que esté un poco más escondido. Y si por un despiste te olvidas de cerrar la puerta o tardas más de lo habitual en hacerlo tu electrodoméstico te avisará con un pitido para no romper la cadena del frío.

  • No Frost. El frigorífico se descongelará de manera automática para que no tengas que preocuparte en hacerlo y puedas librarte de esa desagradable escarcha. Además, gracias a esta tecnología todos tus alimentos recibirán la misma cantidad de frío.

Si quieres hacerte con un frigorífico de una puerta te recomendamos que escojas alguno con un nivel de eficiencia energética A+++. De esta manera el ahorro en tu factura y la contribución con el medio ambiente está garantizada. Si no puedes hacer frente a uno de ese nivel energético (normalmente tienen un precio superior) aquellos que cuenten con una A en sus características tienen una categoría igualmente eficiente.

¿Cuánto cuesta un frigorífico de una puerta?

El precio no es una variable fija, sino que depende de muchos factores como el tamaño o las prestaciones del electrodoméstico. Los frigoríficos de una puerta más baratos disponibles en el catálogo de Milar rondan entre los 300 y los 400 euros. Aquellos con un coste medio se situarían entre 500 y 750 euros, aproximadamente. Si apuestas por una gama alta el coste supera los 800 euros pudiendo llegar a los 1.000.

Echa un vistazo a nuestra página web para encontrar los mejores frigoríficos de una puerta Balay, Bosch, Siemens o Electrolux, entre otras.

FILTRAR

Se han encontrado 8 . Página 1 de 1