Guía definitiva para limpiar el radiador de casa. ¡Prepárate para el frío!

0
1339
limpiar radiador

El radiador es ese imprescindible en cualquier hogar cuando empieza el frío y queremos que nuestra casa se convierta en un lugar donde refugiarnos del mal tiempo que trae el invierno. Para mantenerlos intactos durante mucho tiempo y que sigan cumpliendo con su función, ¿qué te parece que te demos algunos consejos para limpiar el radiador y dejarlo como nuevo? Toma nota porque hoy en Milar te traemos la guía definitiva.

limpiar radiador

Lo primero que vamos a hacer en el proceso de limpiar el radiador eléctrico es, obviamente, desconectar el aparato para evitar accidentes innecesarios. Antes de comenzar, te recomendamos proteger el suelo con una toalla vieja o con papel de periódico para no mancharlo con la suciedad ¿Ya lo tienes listo? Pues comenzamos.

Limpiar el radiador de casa por fuera es el paso más sencillo ya que simplemente deberás pasar un trapo (con fibras especiales para capturar el polvo) seco sobre toda la superficie. Una vez que lo tengas listo, humedece el paño con agua tibia, un poco de vinagre y jabón para frotar la superficie. De esta manera conseguirás eliminar todos los ácaros y suciedad que haya acumulada en el aparato.

Ahora vamos a por los tips para limpiar el radiador de casa por dentro. Es el paso que más cuesta ya que la superficie de estos aparatos es reducida y tiene una forma a la que es ligeramente complicado acceder, por lo que hay que armarse de paciencia para dejarlo como nuevo.

  • El primer paso es acabar con la suciedad y el polvo que se acumulan en todos los recovecos de tu radiador. Un truco muy sencillo es apuntar directamente al aparato con un secador de pelo para que todos los residuos caigan y poder recogerlos con más facilidad.
  • Si es un radiador anclado a la pared, debes prestar especial atención a la parte que queda más pegada a esta ya que es una de las más difíciles de limpiar. Para esta zona y los recovecos más complicados a la hora de limpiar el radiador por dentro puedes optar por tres herramientas muy útiles:
    1. Aspirador con boquilla estrecha. Muchos modelos del mercado incorporan diferentes cabezales y uno de ellos es el la boquilla estrecha. Gracias a su tamaño reducido podrás meterla sin ningún problema en los huecos de tu radiador. Con este método obtendrás una potencia mayor y, por tanto, la suciedad desaparecerá muy rápido. También puedes optar por limpiar el radiador con la vaporeta ya que es un aparato mucho más ligero que un aspirador convencional e igualmente útil.
    2. Si no dispones de un aspirador, te proponemos fabricarte tu propio utensilio para llegar a las zonas más complicadas. Utiliza un palo fino y alargado cualquiera y ata a él con cinta aislante un trapo (con fibras para capturar el polvo). Ahora ya solo queda poner en marcha tu invento casero moviéndolo por el interior del radiador.
    3. En el mercado también existen unos cepillos alargados especiales para poder acceder a todas esas zonas más complicadas.
  • Una vez que tengas tu radiador libre de polvo y partículas varias, ahora toca una limpieza en mojado para dejarlo como nuevo. Vamos a volver a utilizar nuestro artilugio casero para acabar con toda la suciedad, aunque ahora tendremos que mojar el paño que hemos atado a él.
  • En un barreño prepara una mezcla de agua ligeramente caliente, con vinagre, bicarbonato y un poco de jabón. Por si te preguntas si se puede limpiar el radiador con vinagre la respuesta es que sí, aunque no en demasiada cantidad. El vinagre es un desinfectante natural que permite acabar con las bacterias y ácaros muy rápidamente, por lo que nos ayudará a tener nuestro aparato perfecto.
  • Una vez que lo tengamos simplemente lo tendremos que pasar con cuidado por todos los recovecos del radiador y frotar ligeramente. Una vez que esté listo, utiliza un paño seco para dejarlo como nuevo.

Con estos pasos podrás tanto limpiar un radiador de aceite como un radiador eléctrico, es decir, independientemente del material del que esté hecho lo dejarás como nuevo.

Igual de importante es dejar el radiador limpio superficialmente como eliminar todos los residuos que puede acumular en su funcionamiento interior. En ello consiste el proceso de purgar. Esto debe realizarse con tiempo de antelación suficiente para que el aparato esté a punto en el momento que quieras utilizarlo.

La manera más fácil de hacerlo es utilizar un destornillador de punta plana para girar el tornillo de evacuación del radiador. Gira el tornillo en sentido contrario e las agujas del reloj. Verás que comienza a salir una mezcla de agua y aire por lo que debes poner un recipiente abajo para recogerla. Cuando veas que solo cae agua, ciérralo y ya lo tienes listo.

Por si estás pensado en adquirir un radiador nuevo, te dejamos algunos modelos que quizás podrían ser de interés. El radiador emisor ORBEGOZO RRE-1510 1500W cuenta con mando a distancia y una potencia de 1500W. Además tiene indicador LCD y un mando de control para escoger la temperatura y potencia que necesites.

limpiar radiador

Otro modelo muy interesante es el radiador/Emisor Jata RD227N 2000W. Cuenta con potencia de 2000W y consigue la máxima potencia en 1 minuto. Además, tiene un termostato regulable de temperatura ambiente y protección contra el sobrecalentamiento.

limpiar radiador

Esperamos que dejes tu radiador como nuevo con nuestros consejos y nos vemos en el siguiente post. No olvides seguir leyéndonos en:

Radiador portátil: buen sistema para calentar las habitaciones en invierno

Los mejores radiadores del mercado. Las mejores marcas y tipos de radiadores

¿Qué sistema de calefacción es más eficiente y económico? Opciones para el hogar