Guía definitiva para escoger un televisor para la cocina

Pasas muchas horas allí. Cocinas, comes a toda prisa en soledad antes de ir a trabajar o haces variadas tareas domésticas. La cocina es, sin duda, donde más tiempo pasas. A veces te pones alguna serie en tu smartphone o en la tablet para que te haga compañía, pero más de una vez has pensado en contar con un televisor para cocina. Si es así, estás de enhorabuena porque hoy en Milar vamos a darte unos tips y a ofrecerte nuestra guía definitiva para elegir el modelo perfecto. ¡Comenzamos!

televisor para cocina

Factores a tener en cuenta a la hora de comprar un televisor para la cocina

A la hora de comprar el mejor televisor para cocina es imprescindible tener en cuenta estos factores:

  • Tamaño. Tanto el tamaño del televisor para la cocina como el de la estancia es imprescindible. Lo habitual es que en una cocina de tamaño estándar no quede demasiado espacio entre tanto electrodoméstico. A rasgos generales con una televisión entre 24 y 32 pulgadas sería suficiente para una cocina con una amplitud normal. Si por el contrario, tienes la suerte de contar con bastante espacio en tu cocina entonces puedes hacerte con un monitor de hasta 40 pulgadas. En general, es recomendable que la televisión no sobrepase de esas dimensiones ya que se le suele dar un uso secundario en nuestra rutina.
  • Ubicación. Igual que el tamaño es importante, también lo es la ubicación del televisor. Debes tener en cuenta que en la cocina, el aparato está más expuesto a humos y hay mayor riesgo de que se estropee. Además de esto, en la cocina no solemos contar con un lugar específico para poner la televisión por lo que te recomendamos que te hagas con una que integre soporte para la pared. Sino, siempre puedes entrar en nuestra sección de accesorios para televisión para encontrar alguno. De esta manera, estará más segura que si la ponemos sobre una mesa o en un mueble. Te aconsejamos situarla lo más alejada posible de la placa de cocción y de otros aparatos quemadores para evitar posibles incidentes. ¡Ah! Y si la pones en un soporte giratorio será mucho mejor ya que así podrás verla desde cualquier lugar de tu cocina.
  • Conexión. Una vez que ya sabes el tamaño y el lugar donde vas a ubicar la televisión, llega la hora de ver cómo disfrutar de ella. Lo ideal sería que dispusieses de un cable de toma de antena que llegase hasta la cocina para poder ver todos los canales sin ningún problema, aunque en la mayor parte de los casos lo más frecuente es contar con toma de antena únicamente en una estancia y, por ello, sería necesario taladrar para pasar el cable a través de la pared. Por ello, te recomendamos hacerte con una Smart TV ya que solo necesitarás conexión wifi y podrás ver los canales en las diferentes aplicaciones de televisión a la carta. Además, también tendrás acceso a otras plataformas de contenido en streaming.
  • Resolución. El tamaño del televisor que escojas estará inmediatamente ligado con la resolución de pantalla del mismo. Es decir, si apuestas por un televisor pequeño para la cocina (entre 24-32 pulgadas) lo normal es que te encuentres ante un aparato con calidad Full HD o HD Ready. Si vas aumentando de tamaño (hasta las 40-43″) hay algunos modelos con Ultra HD 4K. En general, con una Full HD puedes ver a la perfección todo los canales y el contenido que quieras.
  • Precio. El precio del televisor para cocina no suele ser excesivamente caro y, aunque depende del fabricante, podríamos decir que la mayoría de los modelos no llegan a los 300€. Como resulta obvio, no es lo mismo adquirir una pantalla de 22 pulgadas que una de 32, por ejemplo, por lo que a mayor tamaño y mayores prestaciones podríamos dar con algunas pantallas por unos 400€.

Al comienzo del post hemos comentado que, en general, el uso del televisor en una cocina es secundario ya que en la mayoría de los hogares suele haber una televisión más grande y con mayores prestaciones en la sala de estar. No obstante, cada situación es variable y puede ser que decidas hacerte con una televisión que otros colocarían en su salón. Eso depende de ti, de tu espacio disponible y del uso que vayas a darle a este aparato.

Comparativa de modelos de televisores de cocina

Desde Milar queremos ofrecerte algunos modelos que pueden servirte de inspiración para encontrar tu televisión para cocina perfecta.

El primero es el televisor Philips 24PFS6855/12 Full HD. De 24 pulgadas, este modelo Philips incorpora grabación USB para que puedas grabar todos tus programas favoritos. Además, cuenta con el sistema Pixel Plus, que optimizará la calidad de tus imágenes para ofrecer imágenes nítidas con un atractivo contraste. ¡Conseguirás calidad en cada momento con este televisor Philips!

Otro modelo ligeramente más grande es este televisor Samsung UE32T4305AKXXC HD Ready. Sus 32 pulgadas y 80 cm de diagonal hacen que este modelo Samsung sea muy práctico para colocar en prácticamente cualquier hueco. Además, este televisor Samsung incorpora el sistema Ultra Clean View, que ofrecerá imágenes de calidad y sin distorsión. Además, su diseño slim quedará perfecto en tu cocina.

También puedes optar por este televisor LG 32LM637BPLA HD Ready, que cuenta con muy buenas opiniones. ¿Por qué? Pues porque este modelo LG cuenta con sistema de audio Dolby Audio, con la que te sumergirás a una experiencia auditiva mucho más real. ¿Quieres saber más? Este televisor LG con Dynamic Color te proporcionará imágenes naturales y sin contrastes de color muy pronunciados.

Estos son solo algunos de los modelos de tamaño compacto (ideal para la cocina) que tenemos disponibles en nuestro catálogo de productos. No obstante, también puedes echar un ojo a la página web de Milar y descubrir mucho más.

Esperamos que nuestros consejos te hayan servido para hacerte con una televisión para tu cocina. Te dejamos, además, estos artículos relacionados de Smart TV que pueden servirte. ¡Hasta la próxima!

¿Cómo elegir el mejor televisor? Comparativa de marcas y modelos |

Características de los televisores Grundig: para todos los bolsillos

Televisores curvos o planos ¿Cuándo merece la pena invertir en un televisor curvo y cuándo no?